Todas las sociedades, ya sean anónimas, de responsabilidad limitada o cualquier otra forma jurídica, tienen la obligación de presentar sus cuentas anuales en el Registro Mercantil correspondiente en función de dónde se encuentre su domicilio social.

¿Cuáles pueden ser las consecuencias de no presentar las cuentas anuales? Las consecuencias abarcan desde la mala imagen de la empresa por la falta de transparencia, hasta sanciones económicas contra los administradores de dicha sociedad.

En este artículo vamos a analizar los pasos que tienen que seguir las sociedades para culminar con el depósito de sus cuentas anuales en el Registro.

En primer lugar, se llevará a cabo el cierre del ejercicio contable, el cual deberá estar revisado y con los ajustes pertinentes. Los datos que se reflejen en la contabilidad tendrán que reflejar la imagen fiel del patrimonio y deberán coincidir con los impuestos declarados durante el ejercicio fiscal.

En segundo lugar, cerrado el ejercicio contable, daremos paso a la formulación de las cuentas. El órgano de administración de la sociedad está obligado a formular, en el plazo máximo de tres meses contados a partir del cierre del ejercicio social, las cuentas anuales, el informe de gestión y la propuesta de aplicación del resultado.

A continuación, tendrá lugar la aprobación de las cuentas por la junta general ordinaria de la sociedad, que se hará necesariamente dentro de los seis primeros meses del ejercicio siguiente al cierre, para, en su caso, aprobar la gestión social, las cuentas del ejercicio anterior y resolver sobre la aplicación del resultado.

Una vez aprobadas las cuentas, en el plazo de un mes, se emitirá una certificación de la aprobación de las cuentas anuales, que deberá ser firmada por los administradores y que se adjuntará al envío de las cuentas anuales que estarán formadas además por la siguiente documentación:

–        Instancia de presentación

–        Datos generales de identificación

–        Declaración medioambiental

–        Cuentas anuales formadas por el balance de situación, cuenta de pérdidas y ganancias, estado total de cambios en             el patrimonio neto y memoria.

–        Informe de auditoría si las cuentas han sido auditadas

Para la mayoría de las sociedades, cuyo ejercicio fiscal coincide con el año natural, el plazo máximo para la presentación es hasta el 30 de julio. En caso de que se quieran presentar de manera telemática, se deberá estar abonado al Colegio de Registradores y disponer de un certificado de firma electrónica.

Presentada toda la documentación en el Registro Mercantil, en caso de que la calificación sea favorable el registrador procederá al depósito de las cuentas anuales, siendo remitidas al Registro Mercantil Central para su publicación en el BORME.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra Política de Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies