Decisiones importantes que tomarás a la hora de montar un negocio

Personas con propósito, emprendedoras, amantes de la innovación e iniciativa toman la decisión de montar un negocio.  Durante el proceso de creación del negocio, surgen muchas dudas. La toma de decisiones no va a ser un camino fácil, algunas serán verdaderamente duras y estresantes, algunas respuestas vendrán a ti de forma natural y para otras será necesario estar preparado.

Principalmente, lo que determinará el éxito es la propuesta de valor de tu negocio. Tiene que responder a una verdadera necesidad, y aportar ventaja diferencial frente a tus competidores. ¿Qué te hace especial? Tu idea de negocio debe ajustarse a lo que sabes hacer (para ser eficaz e innovador) y que se trate de algo que te apasione porque vas a pasar muchísimo tiempo trabajando en ello.

Por otra parte, cuánto más concreta sea la descripción de tu cliente, mejor. Muchos emprendedores temen establecer un foco excesivamente limitado y específico porque saben que con ello no podrán dominar el mundo. Sin embargo, las empresas de mayor éxito empezaron poniéndose objetivos SMART: específicos, medibles, alcanzables, realistas y en tiempo limitado.

Otra decisión que deberás tomar es el diseño de modelo de negocio. Deberás generar un negocio que los clientes estés dispuestos a pagar y genere ingresos y beneficios. Business Model Canvas es una plantilla que ayuda a los profesiones en sus dudas de cómo montar su modelo de negocio. Cuando tu modelo de negocio esté en marcha, la manera de validar el modelo de negocio será con los ingresos obetenido así como en el número de clientes y valor de los mismos.

Finalmente, tendrás que elegir la forma jurídica de tu negocio; optar por ser autónomo o crear una sociedad. Hay que tener en cuenta que no hay una decisión universal porque la decisión del emprendedor dependerá de las características que se adapten mejor a tu negocio. A continuación, se citarán 6 características que diferencian al autónomo de la sociedad limitada:

  1. Responsabilidad. La principal desventaja del empresario individual respecto a la sociedad limitada es de responsabilidad ilimitada.
  2. Capital social mínimo.La creación de una SL exige aportar un capital social mínimo de 3.000 euros, mientras que como autónomo no es necesaria ninguna aportación.
  3. Impuestos. El autónomo tributa por el IRPF, que es un impuesto progresivo, de manera que con grandes beneficios tendrás que pagar más. En cambio, el impuesto de sociedades es un impuesto con tipos fijos, en concreto del 25%, lo que te garantiza mayor seguridad económica.
  4. Financiación bancaria. Las sociedades limitadas tienen una mayor facilidad para acceder a créditos bancarios, ya que las cuentas de estas formaciones empresariales son más claras y precisas, por lo que el hecho de ser una SL siempre dará mayor confianza económica.
  5. Creación de la empresa. Los trámites y costes de constitución como autónomo son muchos más baratos y sencillos que los de una SL.
  6. Imagen comercial. Las sociedades limitadas ofrecen una imagen más profesional, de empresa más grande y solvente, por lo que a nivel comercial muchas veces son la opción más indicada.

Si aún tienes dudas sobre cómo montar tu negocio, consulta cómo crear una sociedad vídeo donde te explica el proceso que lleva la creación de una sociedad, así como sus diferentes pasos. También te ofrece una alternativa, en caso de querer una sociedad urgente y necesitar asesoramiento de profesionales.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra Política de Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies